Los 7 principales riesgos al invertir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

7 principales riesgos al invertir

¿Cuáles son los 7 principales riesgos al invertir? El riesgo siempre está. Hagas lo que hagas en la vida. Pero cuando hablamos de dinero el riesgo provoca mayor miedo.  Si vas a invertir o tienes pensado adentrarte en el mundo de las finanzas, vas a correr riesgos sí o sí. La jugada está en saber gestionar ese riesgo. En el mundo de las inversiones existen riesgos, por lo que si no te gustan los riesgos, quizás esto no sea para ti. Toma el riesgo o pierde la oportunidad.

En este post, te cuento desde mi experiencia los 7 principales riesgos al invertir. Toma nota y que no te coja nada por sorpresa.

Pero primero, veamos qué es el riesgo de una inversión para entender el concepto. 

¿Qué es el riesgo de una inversión? 

El riesgo de una inversión es el nivel de incertidumbre que tenemos sobre su resultado final. Cuando etiquetamos a una inversión “de riesgo”, lo que significa es que hay una incertidumbre sobre la rentabilidad final que obtendremos. Cuanto mayor riesgo sea, mayor incertidumbre habrá. 

7 principales riesgos al invertir 

los 7 principales riesgos al invertir

Los 7 principales riesgos al invertir son: 

Riesgo de mercado 

El riesgo de mercado alude a la probabilidad de variaciones en el precio y posición de algún activo de una empresa. Es un tipo de riesgo que afecta al mercado en general y a todos los tipos de inversores, independientemente de cuáles sean las empresas en las que estés invirtiendo o vayas a invertir. Un ejemplo de riesgo de mercado son las crisis económicas o los cambios en los tipos de interés. 

Riesgo de liquidez

En el mundo de las inversiones, el riesgo de liquidez de que un activo tenga que venderse a un precio menor al de mercado debido a su escasa liquidez. En cambio, en economía, el riesgo de liquidez hace referencia a la habilidad de alguien de afrontar sus obligaciones a corto plazo: empresas, personas, instituciones, etc. 

Es un tipo de riesgo que sobre todo se da en empresas de baja capitalización ya que el volumen de negociación es mucho menor.

En ocasiones, esta situación lleva al vendedor a intentar vender más barato, reduciendo así su beneficio e incurriendo en pérdidas. 

Riesgo de concentración

El riesgo de concentración es otro de los 7 principales riesgos al invertir. No es un riesgo de un instrumento en particular, sino que surge de la composición de nuestra cartera de inversión. Consiste en identificar cuál es el porcentaje de nuestra cartera que se ve afectado por un factor en común. Ejemplo de estos factores: el tipo de cambio, el sector al que se dedican las empresas, la ubicación geográfica,etc. 

La mejor forma de mitigar el riesgo de concentración es haciendo un uso adecuado de la diversificación. Para ello, es importante que para cada métrica definamos un rango donde nos sintamos tranquilos de trabajar. 

Riesgo crediticio 

El riesgo crediticio se centra en el mercado de bonos.

Si la empresa subyacente tiene dificultades financieras, es posible que no pague sus intereses o se declare en quiebra. En ese caso, el tenedor de bonos pierde su inversión.

Esa es una de las razones por las que es tan importante prestar atención a la calificación crediticia de la empresa que emite el bono. En este caso, utilizar una agencia de calificación crediticia como Moody’s puede ayudarlo a rastrear el riesgo de incumplimiento.

¿Cómo podemos medir el riesgo crediticio?

Existen dos métodos de medición para medir la potencialidad de cumplir con sus obligaciones. 

  • Método Scoring: se centra en la calificación cuantitativa, en la que se tiene en cuenta los datos históricos del emisor, así como la información actual. A través de dichos datos, podemos valorar con objetividad la actividad pasada y su situación hoy. 
  • Método existente o rating: también utiliza la calificación cuantitativa, pero además, incluye la cualitativa. De este modo, obtenemos una visión de datos mucho más amplia. Además de incluir datos históricos y actuales, también incluye una previsión futura.

Muchas agencias califican este riesgo: Standard & Poors, Moody´s, etc.

Riesgo de reinversión

El riesgo de inversión hace referencia a la probabilidad de que un inversor no pueda reinvertir los flujos de efectivo de una inversión a una tasa igual a la tasa de rendimiento actual de la inversión. 

Aunque este tipo de riesgo es más común en la inversión en bonos, cualquier inversión que genere flujos de efectivo expone al inversor a este riesgo. 

Hay algunas formas de mitigar el riesgo de reinversión. Una de ellas es invertir en valores no realizables. Esto evita que el emisor cancele las inversiones de cupones altos cuando caen las tasas del mercado. 

Riesgo de inflación

Si la tasa de inflación de una economía crece, corremos el riesgo de que supere la rentabilidad de nuestra inversión. En este sentido, el retorno de la inversión sería negativo y nuestro poder de compra menor.

 En resumidas cuentas, el riesgo de inflación nos hace perder dinero aún cuando no decidimos emprender inversión alguna. 

Riesgo de horizonte 

El riesgo de horizonte hace referencia a la cantidad de

tiempo, medida desde el presente, hasta que se determine un valor tal que se realice una ganancia o una pérdida. El periodo de tiempo antes de que la incertidumbre que rodea una ganancia/pérdida sea eliminada. 

Aunque estos son los 7 principales riesgos al invertir, no son los únicos. 

En definitiva, cuando invertimos tenemos que ser conscientes de los riesgos de cada uno de los instrumentos en los que decidimos poner nuestro dinero. Espero que este post te ayude a delimitar y entender los principales riesgos al invertir. 

Si te ha gustado este post, ¡Compártelo! ¡Suerte y nos leemos!